Adopta el estilo minimalista

Te gusta el estilo minimalista, pero ¿no sabes por dónde empezar?

 

El minimalismo es el arte de decorar con menos. Se trata de utilizar los componentes básicos para decorar un espacio, se basa en la neutralidad y los pocos elementos que hacen que un área se vea ligera y limpia. Mas no es tan simple como parece, muchas veces nuestros intentos terminan viéndose vacíos, fríos y poco confortables. Lee más para aprender un poco de este estilo y cómo puedes aplicarlo en tu hogar.

El estilo minimalista surge en la década de los 60’s del siglo pasado, aunque sus orígenes comenzaron mucho antes en Europa con el arquitecto Ludwig Mies Van Der Rohe, sus principales ideas radicaban en la pureza de las formas, el arte mínimo y geométrico, el cuidado de las proporciones y la elegancia de los materiales. Y aunque al día actual el minimalismo ha evolucionado, el sentimiento es el mismo: “menos es más”.

 

Con esa idea en la cabeza se pueden crear espacios que te den tranquilidad y luz. Sigue estos tips para lograrlo:

  • Elimina el desorden. El primer paso para lograr un estilo minimalista es deshacerte de todos los objetos que tengas de más. Muestra las superficies de tus muebles al exhibir solo pocas cosas que creas agreguen actitud al espacio, y almacena todo lo demás. Para esto se pueden utilizar muebles que te permitan guardar fuera de vista todo lo que no necesites tener a la mano.
  • Invierte en diseños de calidad. Al tener de base el concepto de menos es más podemos concluir que tendremos menos objetos y menos muebles en nuestro hogar, por lo que todos los elementos que si estén a la vista formaran parte importante del diseño del espacio, esto nos permite concentrarnos en la calidad de estos.


    • Colores neutrales. Los colores saturados nos dan la sensación de un espacio más lleno. Por lo que es mejor mantenernos con tonalidades neutras que nos den luz y calma. Para darle más variedad se pueden utilizar diferentes tonalidades dentro de una misma gama de color.
    • Juega con las texturas. Si utilizamos colores neutros, nos podemos valer de una variedad de texturas para darle sabor a nuestros espacios. Materiales puros como la madera, piedra y metal son los favoritos para este tipo de decoración pues no pasan de moda y nos invitan a tocarlos. Además de incluir superficies suaves, brillantes o toscas dependiendo del sentimiento que queramos evocar.
    • Agrega elementos vivos. Para darle vida a un espacio con un estilo minimalista nos podemos apoyar de vegetación dentro de nuestro hogar, las plantas naturales agregan color y texturas únicas, además de que inspiran frescura.

     

    • Agrega calidez. Para evitar el sentimiento de frialdad en este tipo de decoración se recomienda dejar entrar la mayor luz natural posible o utilizar colores cálidos, pero en tonalidades neutras que den la sensación de mayor confort.
    • Acepta los espacios en blanco. No trates de llenar cada espacio en superficies de muebles o muros, una zona vacía puede impactar visualmente, además de que permite que otros elementos tomen el protagonismo en la decoración.
    • Edita tus espacios. Ya que se utilizarán pocos elementos para decorar, asegúrate que estos sean tus favoritos. No importa cuales sean tus gustos en particular, es importante que lo agregues a los espacios que decoras pues así los harás realmente tuyos.