Detalles que harán a tu hogar destacar de los demás.

En el diseño de interiores, imprimir tu personalidad es clave.

 

Lo que hace una casa nuestro hogar es la sensación de que estamos ahí siempre. Aunque nos encontremos lejos del espacio, o uno de los miembros haya salido del hogar, los detalles de diseño nos dejan saber quien vive ahí y su estilo de vida.

Muchas veces no tenemos idea de cómo combinar muebles y elementos dentro de los espacios, o tenemos miedo de que si nos arriesgamos en un color o estampado arruinaremos todo. El producto final termina siendo áreas impersonales en las que no nos sentimos cómodos, pero no sabemos el porqué. Pero siempre se puede tratar de nuevo y crear algo único donde realmente sientas que dejaste tu sello personal.

  1. Mezcla detalles masculinos y femeninos. El balance siempre debe ser encontrado en un espacio bien diseñado, y combinar detalles masculinos y femeninos es una tendencia que funciona muy bien en distintos proyectos pues junta las personalidades de los distintos habitantes del hogar. Trata de mezclar piezas de cuero que tienen un humor fuerte con linos claros y ligeros, o tapetes de estampados florales con una mesa de madera pesada encima.

 

  1. Ignora los sets de muebles. Puede ser fácil optar por el conjunto de sala completa con mueble para televisión que vemos en la tienda más popular, pero esto termina viéndose sin carácter. Mezclar estilos de muebles nos ofrece una oportunidad de crear algo más especial, podemos combinar piezas antiguas con muebles contemporáneos que nos ayuden a crear la estética que deseamos.

 

 

  1. Presta atención a la entrada de tu hogar. Usualmente este espacio queda olvidado y solo lo utilizamos para dejar las cosas al entrar o tomarlas cuando nos vamos. Pero debería ser tan importante como el diseño de la sala o la habitación pues es la carta de presentación de tu hogar. Agrega una mesa con un diseño simple pero fuerte, iluminación dedicada y algunos accesorios simples pero funcionales.

 

  1. El contraste no puede faltar. Una manera sencilla de balancear los espacios es agregar luz y oscuridad en los elementos. Esto agrega interés y profundidad visual pues te muestra la dualidad del diseño. Puedes mantener todo en tonalidades claras y agregar algunos elementos oscuros que aterricen el look general.

 

 

 

  1. Agrega plantas. Este toque final inyecta vida a cualquier espacio, pues es una infusión de color y textura. También es de los tips más suaves al presupuesto de decoración, pues una sola planta crea toda una diferencia, y puedes ir agregando poco a poco a tu gusto personal. Incluso puedes agregar más personalidad a tu espacio con una maceta decorada.

 

  1. Utiliza textiles para dar color. De las combinaciones más seguras que puedes realizar es mantener todos los muebles en tonos neutros agregando cojines y tal vez una manta con algún estampado o colores variados. Además de que se pueden cambiar cada temporada, por eso los accesorios y detalles hacen toda la diferencia en una habitación.